Skip links

Hacia un uso ético de la IA en las relaciones públicas

Uso ético y responsable de la inteligencia artificial (IA) en relaciones públicas (RP).

La inteligencia artificial (IA) generativa es uno de los desarrollos de IA más recientes, cuya popularidad se ha extendido rápidamente tanto en empresas como en personas usuarias, debido a sus amplias posibilidades. En el ámbito de las relaciones públicas (RP), en particular, veo grandes oportunidades, ya que agiliza tareas ordinarias, permitiendo dedicar más tiempo a acciones estratégicas. Sin embargo, a medida que esta tecnología gana adopción, surgen cuestionamientos en torno a cómo utilizar estas herramientas de manera ética.

Ciertamente, el tema del uso ético de la IA no es nuevo, pues desde que surgieron los primeros robots impulsados por esta tecnología, comenzó a generarse el debate. Pero ahora, cuando vemos un surgimiento acelerado de herramientas de IA generativa, disponibles para casi cualquier persona con acceso a internet; se vuelve necesario el establecimiento de medidas éticas y principios rectores que guíen su uso y nuestro actuar en la esfera de las RP.

¿Por qué es importante el uso ético de la IA en RP?

Como en cualquier otra profesión, el comportamiento ético es inherente en la práctica de las relaciones públicas, donde los valores éticos como la honestidad, veracidad, respeto, integridad, imparcialidad y la comunicación abierta han sido, tradicionalmente, esenciales para un buen ejercicio. Es importante que quienes formamos parte de esta industria practiquemos y defendamos estos valores, incluso ante los nuevos desafíos, y trabajemos para convertirnos en una fuente confiable de asesoramiento para nuestras organizaciones o clientes.

Si somos conscientes, la mayoría de la información acerca de la IA generativa, gira en torno a sus ventajas y beneficios, pero pocos están enfocando su atención a las desventajas y riesgos que puede representar, como en la confidencialidad de la información de los clientes, ya que los datos que se ingresan en estas herramientas, a menudo se almacenan para el entrenamiento de los modelos o algoritmos de IA. Si no somos cuidadosos al interactúan con estas soluciones, podríamos exponer fácilmente datos empresariales “sensibles” y patentados que comprometerían la confidencialidad.

Otro tema clave a considerar en RP, tiene que ver con los derechos de autor, ya que los modelos de IA se entrenan a partir de cantidades masivas de datos de varias fuentes, que se utilizan para generar un resultado a nuestra consulta. El problema es que el producto final, ya sea un contenido escrito o audiovisual, puede incluir elementos del trabajo de alguien más, a quien nosotros, sin saberlo, no estaríamos dando crédito.

Pautas para un uso responsable de IA en RP

Los profesionales de relaciones públicas tenemos un compromiso en la generación de confianza, por lo tanto, debemos asumir una responsabilidad ética con nuestra propia organización, con nuestros clientes y con todos nuestros stakeholders. Esto incluye el uso de herramientas de IA generativa que, debido a su funcionamiento y bajo un uso inadecuado, podrían generar riesgos que resulten en la pérdida de confianza.

¿Qué considerar para operar estas herramientas de forma ética? Desde mi punto de vista, considero que es importante establecer pautas o políticas que garanticen un uso responsable. Sin importar si se trata de un área interna dedicada a RP en una organización, una agencia de relaciones públicas o un profesional independiente, estos consejos pueden ayudarnos a establecer nuestro manual o guía de mejores prácticas.

Primero, es importante priorizar la transparencia en el uso de la IA generativa, es decir, luego de definir claramente cómo estaremos utilizando las herramientas, debemos comunicarlo a la organización o a nuestros clientes. Esto ayudará a dar transparencia en su uso, evitando generar dudas en nuestros clientes.

Por otro lado, es crucial mantener la confidencialidad de la información sensible de nuestra empresa o clientes. Recuerda que la IA generativa es propiedad de empresas privadas, las cuales pueden utilizar la información que ingresamos en las consultas, para alimentar sus algoritmos. Por esta razón, debemos ser cuidadosos con los datos que ingresamos.

Otra recomendación es verificar siempre toda la información y los datos que nos generan las herramientas de IA, ya que la información puede ser incorrecta, falsa o sesgada. Por esto, te sugiero nunca dar credibilidad absoluta a la información que te proporcione; lo mejor es verificar los datos acudiendo a las fuentes originales.

Un cuarto punto es tener una clara conciencia acerca de los límites de la IA. Si bien es cierto que los resultados a las consultas pueden verse aceptables a simple vista; estos pueden carecer de contexto, creatividad, autenticidad y pensamiento crítico, capacidades propias de los seres humanos. Bajo este paraguas, considero que estas plataformas no deben ser utilizadas de forma indiscriminada en RP, más bien, deben ser aprovechadas para estimular la creatividad y agilizar el proceso de generación de ideas.

Evidentemente, la IA es una tecnología que ha llegado para optimizar y agilizar las tareas de relaciones públicas; sin embargo, no reemplaza las habilidades cognitivas y el talento propio del ser humano. Así mismo, su uso en RP, como en cualquier otra industria, debe garantizar la trasparencia, confidencialidad, veracidad y uso ético.

Este contenido apareció por  primera vez en Soy Marketing.

Conoce más contenido del autor en Soy Marketing.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia web.