0
Compartidos
Pinterest Google+

Todos hemos estado en una situación así. De pie, frente a una sala llena de gente, con las palmas sudorosas, boca seca, temiendo lo que viene con todo nuestro ser.

Tres de cada cuatro personas temen hablar en público. Estar nervioso antes de una presentación es la reacción “normal” en un mundo que emite juicios. Pero… no tiene que ser así.

En Relaciones Públicas y Mercadotecnia, “se supone” que debemos ser buenos para comunicarnos, pero eso no quiere decir que no nos ponemos nerviosos, por eso, a continuación algunos tips ‘clásicos’ para hablar en público.

Imagina que toda la audiencia está en ropa interior feliz

¿Imaginar que todos en la sala están en ropa interior debe de reducirte los nervios? ¿Por qué harías eso? Una de las primeras cosas que quienes hablan en público aprenden es hacer contacto visual con la audiencia. Entonces, por qué imaginar a todos en ropa interior como te lo han dicho varios autores.

Mejor, sonríe. Si le sonríes a alguien, seguro sonreirá de regreso. Y así, te ayudará a reducir tus nervios, dándote confianza para dar un discurso memorable.

Vístete para tener éxito la audiencia

Es como ir a una entrevista laboral; quieres vestirte para impresionar -ponte ese traje nuevo y estarán cegados por tu manera impecable y buen gusto para vestir-, llamarás y ganarás su atención en menos de un segundo. Bueno, quizás no tan rápido. Pero sí se dice que debes vestir para tu audiencia. Como en una entrevista, no puedes disculpar o condonar a nadie, lo mismo pasa al presentarse a hablar en público. Debes estar consciente de tu público y el entorno, para así desempeñar y transmitir un mensaje con tu apariencia.

Ponerte un traje completo para hablar con un público de estudiantes universitarios puede no tener el mismo efecto que si estuvieras hablando con CEO’s. Ajustar tu apariencia a tu audiencia te dará mayor credibilidad y confianza y existirá mayor probabilidad de que te presten atención.

Conoce tu material como la palma de tu mano y asegúrate que no ‘apeste’

Definitivamente necesitas conocer tu material antes de la presentación. Pero, saberse -palabra por palabra- de lo que vas a decir y tenerlo memorizado, no es lo correcto. Mantén las cosas conversacionales y habla con tu audiencia de una manera que los motive a realizar preguntas cuando termines de contar tu historia.

‘Apesta’ estar en presentaciones donde el expositor comparte demasiadas cosas irrelevantes en su historia. Su presentación debe de estar enfocada a la audiencia, ¿qué hay en ella para ellos? ¿Qué les aporta y hace para ellos?

También te puede interesar: Tips que todo Vocero –como portavoz de la marca- debe saber

Por último: el contenido es la clave

Si sólo recordaras una cosa de este texto, que sea esto: el contenido bien pensado y la estructura como lo organizas, supera a todos. Si el contenido mantiene a la audiencia alerta y comprometida, no recordarán lo que llevabas puesto o qué tenías en las manos o en los bolsillos. Al final, esta es la idea ¿verdad?

Como cualquier expositor, querrás asegurarte de que tu mensaje sea transmitido y recibido de manera correcta durante tu presentación. Una vez que estés fuera del escenario no importa como hayas transmitido el mensaje, sino lo importante es el impacto generado con la audiencia y será lo que te hará exitoso. Dile adiós al nerviosismo y entremos en contacto, podemos ofrecerte un Entrenamiento en Medios que estamos seguros te ayudará a comunicarte efectivamente con tus audiencias.

**Colaboración especial del Equipo Consultor de InfoSol. Traducción y adaptación del artículo: artículo Public Speaking Tips for PR PROS publicado en Shift Communications; México, 2017.

Post Anterior

Crisis Comunicacional ¿qué esperar?

Siguiente Post

Anton Yelchin pone en jaque la reputación de Fiat

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *